La “Madrina” de la Cocaína

Fue responsable de introducir en Estados Unidos más de 300.000 toneladas de cocaína y de la muerte directa de por lo menos 250 personas durante la decada del 80 en Miami e incluso acusada de planear el secuestro de John F. Kennedy Jr.

Nacida en Colombia, en la más absoluta pobreza y luego de una dura infancia sufriendo abusos a manos de su madre alcohólica, Griselda creció siendo asaltante en Medellín y con sólo 11 años secuestró y mató de tres tiros en la cabeza a un niño. A esa misma edad también se transformó en prostituta.

Siendo una adolescente se casó con Carlos Trujillo, un falsificador de documentos de inmigracion y padre de tres de sus hijos, a quien mandó a asesinar en 1970 por una disputa de negocios tras divorciarse.

Poco después se caso con otro maleante, Alberto , traficante de cocaina. Juntos decidieron perseguir el “sueño americano” estableciendo el negocio de cocaina en Nueva York. Con una larga nómina de clientes que incluía estrellas de cine y grandes atletas, era inevitable que la emergente organización de Blanco fuera objeto de escrutinio: una investigación en conjunto de la NYPD/DEA, denominada la Operación Banshee, llevó a cabo el señalamiento de Blanco y de más de treinta de sus subordinados en una conspiración federal y les abrió cargos por drogas, en abril de 1975. En su momento fue el caso más grande de cocaína de la historia.

En 1970 estableció su imperio narcotraficante en Miami y en poco dominó ese mercado “virgen” hasta entonces.

Como Alberto Bravo, su esposo, se apropiaba parte de las ganancias, la traicionaba y entregaba a algunos de sus comandos, ella misma puso fin a la situación. Armada con sus escoltas se enfrentó a tiros con su marido tambien prevenido, en un parqueadero de Bogotá.

Griselda recibió varios tiros en el estómago pero sobrevivió a sus heridas. No ocurrió lo mismo con su marido Bravo, quien murió después de recibir un tiro en la cara. En la balacera murieron tambien 6 escoltas.

Con su ejercito de pistoleros, fue la en abrir el trafico masivo de cocaina en EE.UU.

Para que la respetaran, y como la reputacion es lo mas importante, sembro la violencia y el terror ejecutando a familias enteras y colegas narcos. Y, para mantenerse en el poder, mando a matar acreedores y lavadores de dinero.

El mensaje era claro: paga o muere.

Cualquier lugar de Miami era propicio para el caos; con su ejercito de pandilleros armados hasta los dientes atacaban en aeropuertos, licorerias, restaurantes y hasta comisarias.

En poco tiempo convirtio a Miami en la ciudad mas peligrosa de Estados Unidos.

En julio de 1979, la Madrina mando ejecutar a enemigos en un conocido mall; a este hecho se lo conocio como La Masacre de Dadeland.

La leyenda macabra de Griselda Blanco crecia con cada venganza de la mafia, pero ella no solo ocupaba a sus sicarios para asuntos de negocios sino tambien personales.

Pronto vendria otro marido: Dario Sepulveda, sicario, quien seria el padre de su cuarto hijo a quien llamo Michael Corleone, en honor al personaje de Al Pacino en “El Padrino”, pelicula que le encantaba a “La Madrina”.

Pocos años después, Griselda y Sepulveda se separan, dando inicio a una intensa pelea por la tenencia de Michael Corleone. Finalmente, el niño se queda con Griselda. La situación, lejos de solucionarse se termina de complicar cuando en una de las visitas pautadas, Sepulveda secuestra a su hijo y se lo lleva a Colombia. Como resultado de esto Sepulveda es asesinado en Colombia por policías contratados por “La Madrina”.

En 1982, empezo la persecucion de Chucho Castro, uno de sus amantes, que se habia escapado temeroso de terminar en el cementerio. Pero los pistoleros secuestraron al hijo de Chucho y el hombre tuvo que regresar, hasta que la Madrina se canso de sus lamentos y también lo mando a matar.

Finalmente, en 1985 fue arrestada y un tribunal de Estados Unidos la condenó a 20 años de cárcel, pero le asignaron una prisión de baja seguridad, F.C.I. Dublin, y desde allí siguió delinquiendo.

Charles Cosby, un modesto vendedor de cocaina en las calles, relata que en un principio fascinado por el prestigio que emanaba de la gran Madrina, se propuso ir a visitarla. Ella lo recibió encantada y todo terminó en un encuentro sexual apasionado.

Al día siguiente, una mujer latinamericana tocó a su puerta y le entregó 50 kilos de cocaina, debidamente empaquetados en dósis para la venta, de parte de Griselda.

Se inició un romance con visita conyugal semanal, previo el pago de 1.500 dólares que hacia Griselda al guardián de turno.

Algunos meses después, Cosby para no ser condenado negoció con las autoridades, para ser testigo de cargo e informador y así denunció como Griselda, desde la prisión, manejaba un intento de secuestro, que fracasó, del hijo de John Fitzgerald Kennedy.

Durante el tiempo de su encarcelamiento, fueron asesinados tres de sus hijos por enfrentamientos entre bandas en Colombia, y más de 200 narcotraficantes rivales fueron desaparecidos por sus órdenes.

En 2004 se dió por terminada su pena y fue deportada a Colombia, donde ha sido vista en Bogotá.

La célebre Griselda Blanco, “La Madrina” del narcotráfico, acusada de asesinar a tres maridos y a más de 200 competidores de su negocio, y quien sacrificó a tres de sus hijos mezclados en sus actividades, vive sin ser identificada.

Sólo queda vivo su hijo menor, Michael Sepulveda Blanco (Michael Corleone), quien en la actualidad tiene 31 años, vive en Miami, se dedica a la música y posee su propio sello discografico.

La última foto conocida de Griselda fue tomada en Bogotá en 2007: