Tras las rejas con ´glamour´

Las comparan con exreinas de belleza y modelos internacionales, que han ido a parar a prisión por relacionarse con el narcotráfico.

RAFAEL LUNA NOGUERA

PELIGROSAS. Griselda Blanco, Karla Osuna, Gabriela Fernández y Jimena Araya. Fotos tomadas de internet

Las llaman narcomodelos, son bellas y tienen revolucionados los diarios venezolanos. Karla Osuna, Gabriela Fernández y Jimena Araya saltaron en un santiamén de las páginas de farándula a las policivas, presas o perseguidas por sus supuestas relaciones con el crimen organizado y el narcotráfico.

Pese a que sus historias fueron eclipsadas al principio por el torbellino electoral, no ha habido una semana en los últimos dos meses en que sus nombres no hayan tomado prominencia.

Y es que a medida que sus casos han sido desvelados por las autoridades, asimismo los medios de comunicación los han reproducido con lujo de detalles.

El Nacional, por ejemplo, ha dedicado varios análisis al tema, en los que los nombres de estas jóvenes han sido comparados con otros de “famosas” como Angie Sanclemente, exmiss colombiana condenada en Argentina en 2010 por narcotráfico; o como Sandra Ávila Beltrán, modelo mexicana apodada la Reina del Pacífico dadas sus supuestas cercanías con el narcocartel de Sinaloa, al que hacía las relaciones públicas antes de ser apresada en 2007.

O incluso como Enedina Arellano Félix, quien tras la muerte, en 2002, de su hermano Ramón, tomó el liderazgo del cartel de Tijuana y hoy se le considera la primera jefa del narcotráfico.

Osuna y Fernández están presas, mientras que Araya permanece prófuga.

IN FRAGANTI

Según reportes periodísticos, la modelo Karla Osuna, de 21 años, fue apresada el 21 de septiembre pasado en una casa de playa en Higuerote, estado Miranda, donde fueron hallados tres carros, y en uno de estos 201 kilos de cocaína.

El Ministerio Público la acusó junto con dos jóvenes por tráfico de drogas y asociación para delinquir.

La investigación de la policía indica que Osuna fue apresada durante un operativo para rescatar a la víctima de un plagio, pero en la casa no estaba el secuestrado, mas sí la droga.

Tras su llegada a la cárcel corrieron rumores de que otras presas la habían atacado con un cuchillo, pero la información fue desmentida. Allí sigue en espera de su proceso.

LIGAS MAYORES

En tanto, la miss Zulia 2008, Gabriela Fernández, fue capturada por la Guardia Nacional el 30 de septiembre pasado.

Según El Universal, Fernández es señalada como testaferro del colombiano Daniel Barrera, alias El loco Barrera, “el último gran capo” del narco colombiano detenido en Venezuela el 19 de septiembre.

A Fernández se le señala por haber comprado de contado, con dinero de Barrera, una posada en la zona turística de Tucacas, en Falcón, y otras dos en Mérida.

“Tras labores de investigación, se determinó la vinculación de la modelo con las actividades ilícitas realizadas por Barrera en Venezuela”, dice la acusación presentada en su contra.

RELACIÓN PELIGROSA

La tercera narcomodelo, finalmente, es Jimena Araya, alias Rosita, una actriz conocida por su papel en el sketch de El Portu del programa de Venevisión “A que te ríes”.

Araya es la supuesta novia de José Gregorio Flores, alias El niño guerrero, líder (pran) de la cárcel de Tocorón, en el estado Aragua, quien se fugó el 28 de agosto pasado.

La fuga de este antisocial ocurrió justo después de que Araya hiciera un show en la cárcel.

Fuentes policiales la señalan como miembro de una red de prostitución en varias cárceles.

Sin embargo, la joven lo ha negado a través de mensajes difundidos en internet, mientras que sus abogados en el país gestionan su entrega ante las autoridades. Venezuela espera.

LA REINA DE LA COCAÍNA

Griselda Blanco fue quizá la mujer de más alto perfil en el mundo del narcotráfico en los últimos 40 años.

Conocida como La madrina, La viuda negra e incluso La dama de la mafia, Blanco lideró el negocio de la cocaína en las décadas de 1970 y 1980.

Reportes del diario El Tiempo indican que su vida criminal empezó cuando tenía 11 años, en 1954, fecha cuando asesinó a un niño de 10 años que había secuestrado.

También se le atribuyehaber mandado a matara unas 250 personas, y de asesinar directamente a dos de sus esposos.

Fue la madrina de Pablo Escobar, finado líder del cartel de Medellín.

Deportada en 2004 desde Estados Unidos, donde purgó una condena de casi 20 años, fue ultimada por un sicario el 3 de septiembre pasado en una carnicería de Belén Parque, en Medellín.